El significativo Audi TT celebra su 25 aniversario haciendo historia

Las ediciones especiales ya son objeto de deseo para coleccionistas. España consta de 25 unidades, con un precio de 72.800 euros.
Ana Montenegro
16 de noviembre de 2023

En estos 25 años el Audi TT ha visto tres generaciones, más de 650.000 unidades producidas, y se ha convertido en un icono del automóvil en todo el mundo. Por eso, el anuncio de Audi de que no seguirá fabricándolo a partir del próximo año, ha despertado el interés de sus miles de fans. Para atender esa creciente demanda, Audi va a cerrar la producción del TT con varias ediciones especiales que ya son objeto de coleccionismo.

El modelo TT Final Edition, 25 unidades para España

Desde primeros de noviembre ya se puede comprar una de las 25 unidades –el número de años que lleva este modelo en el mercado– de la serie especial TT Final Edition que se han destinado al mercado español. Con un precio de 72.800 euros, se ha basado en el TT 45 TFSI con carrocería coupé, tracción quattro y equipado con el motor 2.0 de 245 caballos y cambio automático de doble embrague S tronic. Puede acelerar de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h, limitada electrónicamente.

En la imagen superior, el Audi TT Final Edition destinado al mercado español, en tono azul perlado. Se comercializará en este tono, y en blanco y rojo metalizados, con pespuntes a juego en la tapicería de los asientos. Sobre estas líneas, interior del mismo modelo, con un inconfundible estilo deportivo y las prestaciones de los TT de más alta gama.

Para que sea realmente exclusivo se ha completado con equipamiento y elementos de diseño muy especiales. Cada una de las unidades lleva su número grabado en los umbrales de las puertas, y en la consola central incluye una caja con un reloj firmado por Audi Sport y una carcasa para la llave, realizada con la misma fibra de carbono que se ha utilizado en las inserciones del interior. Otro elemento específico es una luz que se proyecta en el suelo al abrir las puertas, con los cuatro aros del logo de Audi y el lagarto de quattro.
Incorpora todos los elementos de la gama más alta del modelo como cristales oscurecidos, pinzas de freno acabadas en color rojo o llantas de 20 pulgadas con diez radios en Y. La carrocería se puede elegir en tres colores: azul con efecto perla y blanco o rojo metalizados. La deportividad inunda el interior con asientos tapizados en Alcantara y cuero con pespuntes en contraste azul o rojo, en función del color de la carrocería. El volante deportivo multifunción, forrado en cuero y achatado en la parte inferior, incorpora inserciones de carbono.
 

En la imagen, el modelo Audi TT Final Edition roadster, en exclusiva para el mercado americano, une la línea deportiva con detalles de elegancia europea en sus colores externos y revestimientos interiores.

TT Final Edition descapotable: 50 para el mercado americano

La serie especial Final Edition para el mercado estadounidense se ha creado sobre la carrocería roadster con un techo de accionamiento eléctrico que se abre y cierra en diez segundos. Se comercializa en un único color, el verde Goodwood que protagonizó la primera generación del TT descapotable, en este caso con capota gris y el interior tapizado en cuero marrón, una combinación muy europea
 Esta versión, de la que estarán disponibles 50 unidades con un precio de 67.900 dólares (unos 63.400 euros), se comercializa, como la europea, con un equipamiento máximo y elementos que no están disponibles en otras versiones roadster, como una interpretación actual de los asientos con puntadas de guantes de béisbol de la primera edición, inserciones de fibra de carbono, llantas de aleación de 20 pulgadas con un diseño de 10 radios o molduras exteriores en gris mate.

El interior del modelo roadster, en la foto, incorpora detalles pensados para la comodidad cuando se circula sin capota, como calefacción dirigida hacia el cuello de los pasajeros o micrófonos en los cinturones de seguridad.

La suspensión puede bajar la altura de la carocería 10 mm, y sus pasajeros podrán disfrutar de un sistema de calefacción en los asientos a la altura del cuello y micrófonos en el cinturón de seguridad para poder hablar por teléfono sin capota evitando el ruido del viento. El motor es el 2.0 TFSI de cuatro cilindros en línea con una potencia de 228 caballos que se acopla a una transmisión automática de doble embrague S tronic de siete velocidades y tracción quattro, que le permite una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos. Sin duda este Audi TT americano es también una buena inversión.

Historia del coupé que sorprendió al mundo

En el Salón del Automóvil de Frankfurt de 1995, que se celebró en septiembre, Audi sorprendió al mundo desvelando un pequeño coupé elegante, equilibrado y con un punto de sofisticación que rompía el estilo tradicional de la marca hasta ese momento. Se presentó como Audi TT Concept y tuvo tanto éxito, en una época en la que los salones eran el lugar donde se concentraban las novedades, que la marca de los cuatro aros decidió inmediatamente llevarlo a producción.
 A mediados de la década de los 90 del siglo XX Audi empezaba a consolidarse como una marca de lujo y necesitaba un producto que la completase en deportividad, con un estilo atractivo para los conductores más jóvenes. El artífice del innovador exterior del TT Concept fue el diseñador estadounidense Freeman Thomas (agosto, 1957) y aunque el trabajo se realizó en el recién inaugurado Centro de Diseño de Audi en Malibú (California), su inspiración nace del estilo de la Bauhaus alemana. Thomas era hijo de un controlador aéreo del ejército americano, su madre era alemana y vivió durante su infancia en las principales bases estadounidenses europeas, hasta que la familia se estableció en Cypress (California). Esas influencias ayudaron a Freeman Thomas a crear un coche bajo la dirección del entonces jefe de diseño de la marca alemana, Peter Schreyer (Bad Reichenhall, Baviera, 1953).

El primer modelo TT de 1995, comercializado a partir de 1998, en la imagen, rompía con algunas de las tradiciones de la firma alemana –comenzando por su denominación–. Freeman Thomas, su diseñador, concibió la silueta deportiva bajo códigos arquitectónicos y esculturales.

Los estilistas se marcaron el objetivo de otorgarle un carácter esencial. Así la carrocería compacta parece de una sola pieza, como una escultura con cuatro ruedas. Su interior 2+2 equivale a dos plazas confortables delante y dos pequeños huecos detrás, poco aptos para alojar pasajeros. En el escueto interior destacan el pomo redondo y metálico de la palanca del cambio, los asientos envolventes y los laterales cosidos con grandes puntadas, como un guante de béisbol.
 Su nombre, que en aquel momento rompía la tradición de Audi ‘una letra un número’, nunca estuvo muy claro y se convirtió en leyenda: tanto podría responder a las iniciales de tecnología y tradición, como declaraban sus diseñadores, como remitir al legendario Tourist Trophy de la Isla de Man, una de las pruebas automovilísticas más antiguas del mundo.
La producción del Audi TT arrancó en 1998, el mismo año en que empezó su comercialización, en la planta del Audi en Györ (Hungría) donde se ha seguido fabricando hasta hoy. Un año más tarde se lanzó la versión roadster, descapotable y con dos asientos, pero con idéntica carrocería y mecánica, motor delantero y tracción total quattro. Su nombre es TT S, añadiendo la inicial de spider.

Tienda

HISTORIAS

Mi cuenta

QUIÉNES SOMOS

CONSEJO EDITORIAL

Eduardo Chillida, EN EL GRAN NÚMERO DE primavera

No se pierda la cuarta edición de CLASSPAPER o benefíciese del descuento de la suscripción anual.

Acceda a la newsletter de Classpaper

Carrito0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0